Seguidores

Busqueda rapida de entradas:

Publica en tu Facebook que te gusta este blog:

Amor: Tengo la droga pero me falta el camello.




Hola a todos. 
Espero que todo vaya bien. 
Al menos a mi me va... bueno, mejor prosigamos con la entrada..

Hoy quería hablaros sobretodo del amor.
¿Realmente existe?, ¿Es cierto que tenemos un alma gemela?, ¿Una media naranja?, ¿El hombre o mujer de nuestros sueños?...
 Eso es lo que nos llevamos preguntando años tras años, generaciones tras generaciones... O al menos por lo que escucho y por mi propia experiencia.
 ¿Porque buscamos el amor si luego nos lamentamos de el, decimos que es una mierda, que estamos mejor solos, que es doloroso y carcelario..?
 Creemos saberlo todo sobre ello pero realmente somos unos verdaderos ignorantes, unos hipocritas de la vida en este tema en concreto.
 Soñamos con productos de marketing, belleza eterna, inmortalidad. Pero, ¿Que pasa con tus sentimientos?
 ¿Es mejor vivir una vida solo?, ¿Sin saber lo que es enamorarse aunque sea una vez en la vida?.
 Yo no podría soportarlo.
 TODA persona en este planeta debería saber realmente lo que es sentirse querido. Amado.
 Sentirse esclavo de sus sentimientos, de los tuyos.
 Una complicidad que se ve reflejada en los ojos de cada uno, cuando se miran y se dicen un "te quiero", un "no puedo vivir sin ti".
  Yo os diré el por que.
 No  hay droga en el mundo que pueda igualar las sensaciones naturales que este nos produce.
 El estar enamorado. No hay mejor droga que esa. 
 ¿Pero cual es su precio?
  Como todo en esta vida requiere una responsabilidad, una lucha, un día a día.
 No podemos tenerlo todo, eso dicen. Pero no nos dicen que no podamos mantener lo que ya tenemos y añadirle cosas nuevas y volverlas a mantener.
 Yo lo llamaría coleccionarlas. 
 Pequeñas cosas en nuestra vida que necesitamos, o queremos. Y que ahí están y debemos ser pacientes, asumir cual es el lamento o carga que eso conlleva. Responsabilidades.
 Pues el amor es eso.

 Despertarte por las mañanas sabiendo que aunque vayas a tener un mal día siempre va a haber alguien dispuesto a alegrartelo.
 Que cuando estes triste o te sientas solo, sabes que puedes confiar en esa persona. Que sabrá apoyarte, entenderte. AMARTE.
 Sentir que dependes de alguien y que esa persona depende de ti, que no hay motivo de peso que te obligue abandonar todo tu camino en la vida porque sabes que ahora todo tiene un fin. Un sentido. Un querer.
 Sabes que hay alguien que te quiere de verdad, que algun día se enamoró de ti sin saber porque y tu le has correspondido.
 Que no os conocíais de nada y aún a día de hoy, ni nunca llegaréis a conoceros por completo, dado que aún os queda mucho camino que recorrer y aún así os habéis enlazado. Como si de dos candados sin llave se tratase. Sólidos pero al mismo tiempo sensibles, frágiles.
 Que cada roce de un simple dedo de esa persona en tu piel signifique un sinfín de sentimientos y sensaciones, como si de un parque de atracciones se tratase y ese dedo fuese la vía que encamina esa vertiginosa montaña rusa.

 Temor que habita en tus venas día a día haciendo que tu cabeza explote acabando en llanto y celos. Con miedo a que desaparezca de tu vida porque siempre hay la duda de que uno de esos candados se abra y ceda dando el paso a un tercer candado formando así ya una cadena.

  Todos esos sentimientos son adictivos.
 Como una droga ya antes mencionada.

 Pero es maravilloso. Sentirlo. Vivirlo.
 Doloroso también cuando se pierde.
 Pero oye, nunca es fácil salir de una droga una vez estas enganchado.

Eso es el amor amigos.
Y ojalá me vuelva más adicto a esta droga.
Ojalá encuentre al camello que me la proporcione.
Porque parte de la droga la tengo. Pero me falta eso. Mi camello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario